detalle_noticia

Atrás

El Centro Internacional de Arbitraje de Madrid (CIAM), punto de referencia del arbitraje internacional

24
junio

El evento de presentación institucional del CIAM, celebrado el miércoles 24 de junio, contó con más de 2.000 invitados de todo el mundo, y con la participación de las instituciones fundadoras como la Cámara de España, Cámara de Madrid, CIMA y el Colegio de Abogados de Madrid; de las principales instituciones jurídicas; además de la Comunidad de Madrid y del Ayuntamiento. La institución quiere convertir a Madrid en referente del arbitraje internacional.

Con el objetivo de posicionarse como el centro de referencia en el arbitraje internacional en español, apoyar el desarrollo del arbitraje en portugués y servir como puente entre Europa y América Latina con los mercados de África, Asia y Oriente Medio nace el Centro Internacional de Arbitraje de Madrid, una institución que quiere impulsar a Madrid como un punto clave en el arbitraje entre naciones.

La presentación institucional del CIAM ha tenido lugar el miércoles 24 de junio en un evento que ha contado con más de 2.000 invitados de todo el mundo, principalmente de América Latina y Europa y con la participación de los representantes de las instituciones fundadoras. El presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet; el presidente de la Cámara de Comercio de Madrid, Ángel Asensio; el presidente de la CIMA, Juan Serrada; y el decano del Colegio de Abogados de Madrid, José María Alonso, han formado parte de una mesa redonda en la que han expuesto la importancia del arbitraje y el papel que juega el CIAM como centro internacional.

En este sentido, el presidente cameral ha hecho hincapié en el enclave geográfico de la capital española, características que la encumbran como punto de referencia del arbitraje. “Madrid está llamada a convertirse en el gran hub de las rutas del comercio internacional”, ha señalado Ángel Asensio. Además, ha recalcado “el hecho de que Madrid sea la sede de la institución donde se resuelven esos problemas asociados al notable incremento de la actividad internacional” y ha subrayado la importancia de que esta institución transmita “la imagen de Madrid como capital de los acuerdos a los problemas que suscita el intercambio internacional de bienes y servicios”.

Apoyo de instituciones jurídicas y administraciones

El CIAM ha recibido el apoyo de las principales instituciones jurídicas y empresariales españolas a favor del arbitraje internacional y ha sido respaldado por el Ayuntamiento de Madrid y por la Comunidad de Madrid. En su presentación oficial ha contado con la presencia del presidente del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas; el presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes Serrano; Manuel Giménez Rasero, consejero de Economía, Empleo y Competitividad de la Comunidad de Madrid; y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. Respecto a este apoyo, el presidente de CIAM, José Antonio Caínzos, ha asegurado que “con la participación de los principales representantes de la Comunidad de Madrid y del Ayuntamiento de Madrid queda reflejado el compromiso de impulsar a Madrid como sede de referencia en el arbitraje internacional”.

Objetivo del CIAM

CIAM es el resultado de la fusión de la actividad internacional de la Corte de Arbitraje de Madrid, la Corte Civil y Mercantil de Arbitraje y la Corte Española de Arbitraje, a la que se ha sumado el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid como socio estratégico. La entidad, presidida por José Antonio Caínzos, y Mélanie Riofrio Piché, en su Secretaria General, comenzó su andadura a principios de este año con el objetivo de posicionarse como centro de referencia en el arbitraje internacional en español, y servir como puente entre Europa y América Latina.

Para ello, cuenta con equipos expertos en la administración de procedimientos arbitrales internacionales que les permitirá trabajar con mercados latinoamericanos, europeos, africanos, asiáticos y de Oriente Medio; con un Reglamento vanguardista, basado en principios de transparencia y excelencia en los procedimientos; y con una vocación de servicio al usuario.